Saturday, 16 April 2016

Una noche de Abril

Flores en el alma, y nubes en el corazón,
Errante vela de atisbo en un sueño inalcanzable,

Mojado rostro de una joven de luz tenue.
Esta noche, devota tu mano en mi pecado.

Esta noche, no hay esperas de juzgado.
Dejemos flotar al alba la permuta de la pasión.

Es quizás la sonrosada risa,
de esta eterna premisa,
que arranca a pedazos la brisa,
en mi añorado y viejo rincón.

Quien por entonces promesas tendría,
ni en mil sueños de buscada avaricia,
encontraría tal dulce y salada devoción.

Como la mar creciente al frente de un río bravío,
haya donde los pájaros vuelan deprisa,
Y el silencio tu cuerpo despacio acaricia,
mis pensamientos vagos se enredan en esta confusa rima.

Aquella noche de deseada gentil calima,
en que mi otoño caduco tu estío febril alcanzó.

No comments:

Post a Comment